Entrada etiquetada ‘velódromo’

La senda roja

01

04 2010

La ciudad está cambiando, las calles se semipeatonizan, las aceras se rebajan, los pasos de cebra ahora son como antiguamente, de peatones (una buena idea para los vehículos de dos ruedas y ahorro de pintura). Pero, ¿qué será esa linda senda roja, por donde el carrito de la compra va como la seda, el cochecito de niñ@ rueda sin sobresaltos, los «todoterreno» encuentran un buen sitio para aparcar mientras van a la tintorería –es un minuto– dicen con cara de no entender tu recriminación?. Pero los reyes de la senda son ellos, esa parejita que de la mano va tiernamente caminado por el hermoso carril y que tú, desde lejos, tocas el timbre intentando molestar lo mínimo y te vas acercando y ves que no se inmutan y vuelves a tocar el timbre (esta vez con más intensidad), y siguen sin enterarse y tienes que parar y pedirles por favor (eso siempre) que te dejen pasar, y no se apartan y pasas por donde puedes y les miras y te miran y… sonríen y son felices y tu te…

Bueno, relax, piensas mientras continuas por la senda roja con rayitas blancas. Tengamos un poco de paciencia, al fin y al cabo es una parejita inofensiva y atolondrada, que sólo hablan de como pagar su palacete particular, con trastero en la Castellana, de 150.000 euros en cincuenta años de trabajo mutuo, sin poder echarse ni un pequeño velódromo encima.

Siempre tendrán la senda roja*.

*Idea original de David Cornejo (ver comentario en «Esto no es Amsterdam«)