Entrada etiquetada ‘palma’

14 rutas para 13 martes

Estas son historias de noches de calor, ciudad y bici. La última aconteció hace unos días. Quizás fue ese día que todos tememos, menos ese pequeño pueblo de la Galia. Fue un 13, martes y noche. Nos dirigíamos al punto de encuentro de los fabulosos Chickens cerveceros cuando los gatos negros empezaron a cruzarse y una de las bicis perdió estrepitosamente todo el aire de una de sus ruedas… Prestos, cual rally dakariano, resolvimos el percance sin ningún herido (aquí iría un monito del guasap con las manos en los ojos). En siguiendo la ruta alguien gritó –por debajo de la escalera nooo!!!– y zas, la Vero, después de la primera parada cervecera…, se montó por un bordillo parando con su vasco hombro en un áspero muro de marés. Ese alguien sacó raudo un pañuelo bajo-manga y con un salivazo le puso a la accidentada una cataplasma curativa aliviando sus leves dolores (¿ya dije que era vasca?). Para comentar la jugada, hicimos una parada en “Can Rigo” de Sant Feliu, un lugar que nos ponen la buena cara y mejores cañas y eso que les forramos la entrada de bicis.

Si pensabais que todo había acabado ahí, pues sí, acabó ahí. No todo van a ser desgracias un día como ese, bueno, a Txema se le salió la cadena subiendo para la catedral, Viçens se empeño en hacer ruta Alpina ese día.

La Chickens acabo, como casi siempre, en “Se te va la Tapa” de la plaza Llorenc Bisbal Batle. Alitas con pimienta y limón exprimido, una delicia de simpleza y sabor, unas cosas raras así como empanadillas japonesas que nos hizo probar el tabernero (la verdad es que estaban cojonudas y repetimos) y por supuesto unas cuantas cañas que degustamos hasta que nos echaron por descanso vecinal.

En fin, un martes trece más que sobrevivimos para contarlo.

CCC-cartel-14

27

09 2016

La suma de todos los colores es el blanco

28

10 2014

Érase una vez que comí perdices

16

10 2014

Sa Boira

IMG_8205

 

Nacida de la luz y de la bruma,

encontrada un día lluvioso

y creada entre el viento de dos puertas.

Sillín de pieles pernales

y de piezas recortadas

de otras partes encontradas.

Colnago y Shimano Dura-Ace para los entendidos,

y aire y silencio para los no.

Sa boira, la bruma, la niebla.

 

IMG_8208

 

20

04 2014

“El Converso” declara…

Regocijaos hermanos porque he renunciado a la combustión interna. He renunciado a vestirme de antidisturbios, renuncio a las santas paradas en la gasolinera, a los diezmos del seguro, del estado, la limosna del gorrilla y las revisiones periódicas. Ahora me siento para avanzar y me desprendo para ir más deprisa. Cada vez más solos para estar con todo, cada vez más simple, cada vez más fácil.
Viva la ley de la palanca, loada sea la llave del Diez.
Salud y suerte.

(Mail del Converso en respuesta a la anterior entrada del Blog).

el converso

24

02 2014

Feligreses de la Santa Cleta

Era un día de sol, de febrero mismamente, algunos pajarillos cansados del húmedo invierno cantaban en un valle no muy lejano. No tengo pájaros en jaula  y no sé donde cantan. Como decía, me lío con los pájaros, hoy no he ido a misa. Me cambié de iglesia hace mucho tiempo, ahora mi parroquia está en la calle. Soy predicador.

El sol inundaba la calle con sus largos rayos invernales, entrando en el taller por la ventana de oriente. En el taller-capilla ultimaba la bici para un converso que vio la luz del túnel. Un hombre pegado a un e-book, un hombre que necesita cientos para enojarse, un hombre tranquilo al que le habían puesto un bypass. Este personaje ficticio pero real era un hereje adorador de máquinas ruidosas y mal olientes que había desnaturalizado su existencia. Pero hoy era ese día, el día del bautismo que borraría su pecado original y renacería a la vida divina. Hoy el infiel ingresaría en la iglesia de la Santa Cleta, jurando sobre la inmaculada Llave del Diez su fidelidad a uno de los más sagrados sacramentos de la Ley de la Bicicleta Urbana:

Iré a trabajar en la bici.

Pepe Cañavate

Foto: Pepe Cañabate (TITAN2_2014).

 

17

02 2014

Doña Ana y Buenos Aires

Ana

“Hola Domi, te envío una foto de una bici con una amistad de algunos años”

Os voy a transcribir el whatsapp de mi amigo Miki Cabot, un argentino que llevaba muchos años en Mallorca y ahora ha tenido que emigrar a su propio país para poder trabajar.

“Cuando Ana (mi madre) tenía diez años le regalaron esta bici, ya llevan juntas 73, y siguen compartiendo caminos!. Tiene 83 y sigue pedaleando… está orgullosa de su bici. La cuida como un tesoro.

Imagínate, tantos años juntos!. Se la regalaron sus padres y ha sido su primera y única bici.”

La foto está sacada en la costa norte de la ciudad de Buenos Aires, al fondo el Río de la Plata.

 

Un besoabrazo Miki, y vuelve pronto!

 

15

10 2013

Usando el viento

Siempre hablo del viento como algo molesto y realmente es lo único que en la bici nunca da por el culo, siempre da de cara.

El viento es ese enemigo invisible que te frena aunque lo intentes esquivar poniendo caras, pedaleando más fuerte, subiendo piñones, cantando (técnica real, o más bien moral). El truco está en dejarte llevar y poner tu libertad en sus manos, que él sea el que dirija tu fátum. Te sorprenderás por los caminos que el viento elegirá.

El pasado domingo conecté la opción “viento” en mi bici y saliendo de casa, siempre soplando de cara, me encaminé a Palma. A la altura de Son Pax el viento me hizo girar a la izquierda (menos mal) y me fue conduciendo hasta un lugar raro raro. Lo llaman Sa Possessió, un lugar donde los “vestidos de blanco” aun no lo han descubierto. Un sitio de poca luz que huele a fiesta de verbena, a chiringuito sencillo sin pretensiones.

Al lugar se accede por un camino bordeado de viejos cipreses para dar a una imponente edificio datado del sigo XVII. En el interior te encuentras un primer patio con un pequeño escenario donde DJ’s o grupos musicales realizan sus cantinelas. Después pasamos al antiguo jardín de la casa donde se sitúa un mercadillo de verdaderos artistas y artesanos. Un ejemplo sin más: Tacet Arts.

Puedes beber, comer y bailar sin ser visto, sin que te miren, sin mirar tu. Puedes hablar y escuchar, sentarte o estar de pie, entrar o salir sin que nadie te mire mal y, sobre todo, puede llevarte allí tu bici y el viento.

DSC04678

Foto: domibrez Música: Candy Girl por The Four Seasons

09

07 2013

Bici de noche negra

¿Cómo puede ser que la noche te confunda?. La noche es lúcida, diáfana y serena. La noche es soledad y puedes leer los versos escritos más tristes de esa noche. La oscuridad, es ella, la que dificulta la percepción de las cosas, la claridad mental, la escasez de inteligencia o la confusión de las ideas.

En la noche hay más materia de la que pensamos. Todo está lleno de gris negruzco, un color que no podemos distinguir con nuestro sentido. El hierro tiene ese color y cambia a pardo cuando se oxida, siempre está bien camuflado.

Un cuadro Biondi con piezas rescatadas de mil sitios. Complementos de delicada calidad unidos con mimo y sentimiento: Mavic, Bontrager, 105, Specialized y piezas elaboradas a mano completan una bici única acabada con el color de la noche, el silencio de la madrugada y la algarabía del amanecer.

Tiempo ha tardado en encontrar a su compañero, pero estaba ahí, esperando, fotografiando. Una imagen les unió, la imagen de otra bici que aun espera (Celestina ella). Ahora Abraham y la Nocturna vuelan con la negrura de la luna entre los viñedos de Consell.

Los gatos también.

La Nocturna

Foto: domibrez Música: Love of Lesbian – Oniria e insomia

03

04 2013

La bici que bailaba con los perros

Desde pequeño estoy rodeado de animales de “varios” tipos. Uno de estos tipos son los perros, siempre me han gustado. Me han hecho reír, jugar, correr, llorar y muchísimos verbos más. Pero hay uno que sobresale sobre el resto, amar. Se que a muchos esa palabra les parece exagerada e incomprensible, pero tampoco se lo voy a justificar.

Todo esto lo cuento porque acabo de terminar una bici “Baltasar” que salió de un refugio de animales llamado “Centro Canino Internacional“. Todos los años creo una bici para ayudar a recaudar fondos para el CCI, es un mercadillo que se instala temporalmente en la tienda de Pasatiempos de la calle Brossa. Ese año, me trajeron ellos una bici para modificar, una Zeus de montaña del siglo pasado. No me pareció muy atractiva para desarrollar ninguna idea con ella y utilicé otra que ya tenía en mi taller, “La Can Dada”.

Almacenada al fondo del armario, pasó un par de años denostada por fea y quizás demasiado moderna para lo que suelo utilizar. Pero mira por donde que unas simples cubiertas que compré a Mile, un búlgaro grande y mejor tipo, que tiene un taller -Milenium- de reparación en la plaza d’en Coll (cerca de Cort), fueron las que me dieron la idea de recuperar aquella Zeus perrera.

Cuando salgo con mi perro, Lago, utilizo la bici que normalmente uso para ir a trabajar, una ligera Razesa con gomas de 28 pulgadas y claro, no me puedo meter por según que sitios. Ahora con la súper máquina que he creado, Baltasar se llama, el mundo se nos ha expandido y el perro trota alrededor mío por el campo. Todo ello de lo más bucólico pastoril, sin perder un ápice de elegancia… 🙂

Foto: domibrez Música: The Buggles – Video Killed The Radio Star

11

01 2013