Entrada etiquetada ‘domiciano’

San Crispino y la arenga de Shakespeare

Ayer celebramos la 15ª Ruta de la Chicken Cycling Company que coincidía con el día de San Crispino. Nuestro insigne sabelotodo, especializado en literatura inglesa y en ingeniería de barras, me ha mandado esta arenga que escribió William Shakespeare al rey Enrique V.

La víspera de la batalla de Azincourt (Francia) el rey Enrique V dirigió a sus menguadas y agotadas tropas (5.000 arqueros y 1.000 peones) una arenga que el genio de Shakespeare ha hecho célebre. Los ingleses se saben perdidos ante 25.000 franceses y su rey intenta animarles con unas palabras maravillosas, apelando a la camaradería y a la pervivencia de su valor.

WESTMORELAND
¡Ójala tuviéramos aquí ahora
Aunque fuera diez mil de aquellos hombres que en Inglaterra
Están hoy ociosos!
a
REY ENRIQUE V
¿Quién pide eso?
¿Mi primo Westmoreland? No, mi buen primo:
Si hemos de morir, ya somos bastantes
Para causar una pérdida a nuestro país; y si hemos de vivir,
Cuantos menos hombres seamos, mayor será nuestra porción de honor.
¡Dios lo quiera! te lo ruego, no desees un solo hombre más.
Por Júpiter, no codicio el oro,
Ni me importa quién se alimente a mi costa;
No me angustia si los hombres visten mis ropas;
Esos asuntos externos no ocupan mis deseos:
Pero si es pecado codiciar el honor,
Soy la más pecadora de las almas vivientes.
No, creeme, primo, no desees un solo hombre de Inglaterra:
¡Paz de Dios! no perdería un honor tan grande
Como el que un solo hombre creo que me arrebataría
por lo que más deseo. ¡Oh, no pidas uno solo más!
Proclama, en cambio, Westmoreland, por mi ejército,
Que el que no tenga estómago para esta pelea,
Que parta; se redactará su pasaporte
Y se pondrán coronas para el viático en su bolsa:
No quisiéramos morir en compañía de un hombre
Que teme morir en nuestra compañía.
Este día es la fiesta de Crispiniano:
El que sobreviva a este día y vuelva sano a casa,
Se pondrá de puntillas cuando se nombre este día,
Y se enorgullecerá ante el nombre de Crispiniano.
El que sobreviva a este día, y llegue a una edad avanzada,
Agasajará a sus vecinos en la víspera de la fiesta,
Y dirá: ‘Mañana es San Crispiniano’.
Entonces se alzará la manga y mostrará sus cicatrices
Y dirá, ‘Esta heridas recibí el día de Crispín’.
Los viejos olvidan: y todo se olvidará,
Pero élrecordará con ventaja
Qué hazañas realizó en ese día: entonces recordará nuestros nombres.
Familares en sus labios como palabras cotidianas
Harry el rey, Bedford y Exeter,
Warwick y Talbot, Salisbury y Gloucester,
Se recordarán como si fuera ayer entre sus jarras llenas.
El buen hombre contará esta historia a su hijo;
Y nunca pasará Crispín Crispiniano,
Desde este día hasta el fin del mundo,
Sin que nosotros seamos recordados con él;
Nosotros pocos, nosotros felizmente pocos, nosotros, una banda de hermanos;
Porque el que hoy derrame su sangre conmigo
Será mi hermano; por vil que sea,
Este día ennoblecerá su condición:
Y los gentileshombres que están ahora en la cama en Inglaterra
Se considerarán malditos por no haber estado aquí,
Y tendrán su virilidad en poco cuando hable alguno
Que luchara con nosotros el día de San Crispín.
a
Al día siguiente, la banda de hermanos de Enrique V aplastó al ejército francés en Azincourt de una manera absoluta, gracias a sus arqueros y la mala estrategia francesa. Mediante el Tratado de Troyes de 1420, Carlos VI de Francia aceptó conceder al rey inglés la mano de su hija Catalina y, como dote, los ducados de Normandía y Anjou.

26

10 2016

14 rutas para 13 martes

Estas son historias de noches de calor, ciudad y bici. La última aconteció hace unos días. Quizás fue ese día que todos tememos, menos ese pequeño pueblo de la Galia. Fue un 13, martes y noche. Nos dirigíamos al punto de encuentro de los fabulosos Chickens cerveceros cuando los gatos negros empezaron a cruzarse y una de las bicis perdió estrepitosamente todo el aire de una de sus ruedas… Prestos, cual rally dakariano, resolvimos el percance sin ningún herido (aquí iría un monito del guasap con las manos en los ojos). En siguiendo la ruta alguien gritó –por debajo de la escalera nooo!!!– y zas, la Vero, después de la primera parada cervecera…, se montó por un bordillo parando con su vasco hombro en un áspero muro de marés. Ese alguien sacó raudo un pañuelo bajo-manga y con un salivazo le puso a la accidentada una cataplasma curativa aliviando sus leves dolores (¿ya dije que era vasca?). Para comentar la jugada, hicimos una parada en “Can Rigo” de Sant Feliu, un lugar que nos ponen la buena cara y mejores cañas y eso que les forramos la entrada de bicis.

Si pensabais que todo había acabado ahí, pues sí, acabó ahí. No todo van a ser desgracias un día como ese, bueno, a Txema se le salió la cadena subiendo para la catedral, Viçens se empeño en hacer ruta Alpina ese día.

La Chickens acabo, como casi siempre, en “Se te va la Tapa” de la plaza Llorenc Bisbal Batle. Alitas con pimienta y limón exprimido, una delicia de simpleza y sabor, unas cosas raras así como empanadillas japonesas que nos hizo probar el tabernero (la verdad es que estaban cojonudas y repetimos) y por supuesto unas cuantas cañas que degustamos hasta que nos echaron por descanso vecinal.

En fin, un martes trece más que sobrevivimos para contarlo.

CCC-cartel-14

27

09 2016

Sa Boira

IMG_8205

 

Nacida de la luz y de la bruma,

encontrada un día lluvioso

y creada entre el viento de dos puertas.

Sillín de pieles pernales

y de piezas recortadas

de otras partes encontradas.

Colnago y Shimano Dura-Ace para los entendidos,

y aire y silencio para los no.

Sa boira, la bruma, la niebla.

 

IMG_8208

 

20

04 2014

Oda a la pescadera

No pesco estrellas,

ni caballitos de mar,

ni olas bravas,

ni tormentas.

Pesco hermosas palabras,

imágenes bellas,

sensaciones gratas,

trinos de pájaros libres,

silencios sobre ruedas en los ejes

que giran y giran y giran…

(de Mercedes MartínezPoesías aleatorias-)

1064228_544715918923736_599135418_o

08

04 2014

Usando el viento

Siempre hablo del viento como algo molesto y realmente es lo único que en la bici nunca da por el culo, siempre da de cara.

El viento es ese enemigo invisible que te frena aunque lo intentes esquivar poniendo caras, pedaleando más fuerte, subiendo piñones, cantando (técnica real, o más bien moral). El truco está en dejarte llevar y poner tu libertad en sus manos, que él sea el que dirija tu fátum. Te sorprenderás por los caminos que el viento elegirá.

El pasado domingo conecté la opción “viento” en mi bici y saliendo de casa, siempre soplando de cara, me encaminé a Palma. A la altura de Son Pax el viento me hizo girar a la izquierda (menos mal) y me fue conduciendo hasta un lugar raro raro. Lo llaman Sa Possessió, un lugar donde los “vestidos de blanco” aun no lo han descubierto. Un sitio de poca luz que huele a fiesta de verbena, a chiringuito sencillo sin pretensiones.

Al lugar se accede por un camino bordeado de viejos cipreses para dar a una imponente edificio datado del sigo XVII. En el interior te encuentras un primer patio con un pequeño escenario donde DJ’s o grupos musicales realizan sus cantinelas. Después pasamos al antiguo jardín de la casa donde se sitúa un mercadillo de verdaderos artistas y artesanos. Un ejemplo sin más: Tacet Arts.

Puedes beber, comer y bailar sin ser visto, sin que te miren, sin mirar tu. Puedes hablar y escuchar, sentarte o estar de pie, entrar o salir sin que nadie te mire mal y, sobre todo, puede llevarte allí tu bici y el viento.

DSC04678

Foto: domibrez Música: Candy Girl por The Four Seasons

09

07 2013

El amor no se compra. Me lo dijo Fran.

Ayer me encontré con el gallego Fran, de negro y negro vestido; con bici negra y casco negro. Fran tiene un pequeño logotipo ajedrezado en blanco y negro. Si, también le gusta el blanco, pero poco.

Frank, que estuvo a NY con su Bromptom, se compró un día una bicicleta de carbono super moderna, él es un moderno. Estaba feliz, ¡cómo andaba!. Era ligera y rápida. Era la envidia entre sus amigos, la comidilla, la admirada; pero a él no le gustaba. Había algo en ella que no le hacía feliz, un no sé que. Se sentaba en el salón de su casa a mirarla, y la miraba un buen rato, pero seguía sin saberlo.

Un buen día a Franky el mallorquín, se le encendió la luz. ¡Su bicicleta era ROJA!, ahora entendía lo que pasaba, no era negra… y blanca (pero poco).

Desanduvo lo andado y la vendió con mucho dolor. No era el dinero ni el valor de su bicicleta lo que añoraba, si no el amor al color.

Ahora si, su mariposa, vuela en negro.

Foto: domibrez Música: Chencho Lopez – El Vas de las Mariposas

 

31

10 2012

La felicidad de los pobres

Comienza la historia un domingo de marzo, un día de esos que la luz mediterránea se vuelve de algodón blanco y el añil es celeste. Un domingo en el que te apetecería salir a pasear en tu bici al lado del mar, saborear una caña en una terraza, comer en un restaurante y dormir la siesta en una tumbona soleada.

¡Qué bonito! ¿no?, pues la verdad ya se difumina demasiado en este plan. La realidad más hiriente está muy alejada. Una caña en una terraza (2,50€) sin tapa y careto raro del camarero. Una paella, con todo lo que conlleva, en un restaurante puede salirte a 25,00€ por cabeza y después haber estado esperando (aunque tengas reserva), de tener que que suplicar al camarero que te ponga la bebida, que te traiga más aceitunas (4,50€). Que te traiga más bebida, que la otra ya hace rato que la has degustado. Un café mal hecho (1,40€) y la sensación final de que te han tomado el pelo y has comido rápido, apretado y con malos humos.

Pues para variar, aquel día cogimos las bicis y las montamos en el coche para ir hasta Alcúdia (ponerlo en el google para situaros) y de allí al Port de Pollença en bici. Y esta es la historia. La historia que comienza en el momento que empiezas a simplificar tus actos, de volver a lo que hacíamos años atrás cuando no nos “regalaban” el dinero y lo gastábamos por doquier y a cambio de casi nada.

Hicimos unos bocadillos en casa con pan del horno (0,90€), tortilla francesa, de huevos de las gallinas de la vecina (0,00€ por intercambio de favores), con queso semicurado y unas tiritas salteadas de jamón ibérico (0,50€). Unos cocarrois recién hechos (1,80€ x 2), unas naranjas de nuestro árbol y una botella de agua (0,60). Gasto en gasolina de ir y venir a Alcúdia en el coche, que apenas usamos y que gasta un montón, +-10€. Y sentarnos en un banco a la sombra de un pino con la cristalina agua tocando tus pies, la tibia brisa en tu cara y la siesta en la arena con manta a cuadros incluida (0,00€). Eso si, el café lo tomamos en una preciosa terraza del Port (es igual lo que costase, estaba buenísimo). En fin, las cuentas las echáis vosotros que yo soy de letras.

Para acabar os comento lo que me dijo una compañera cuando le conté tamaña hazaña… –”mi madre decía que eso era la felicidad de los pobres”–

Pobre!.

Foto:  domibrez Música:  Celtas Cortos – C’est la vie

03

04 2012

Alfonsina en el Ganges de Àmsterdam

Flotan algunos cadáveres que no se acabaron de quemar en el Ganges.

Pero en los canales de Àmsterdam, ellas no pueden flotar. Sólo les queda  la oscuridad del óxido fondo.

Cada año unas 14.000 se suicidan o son asesinadas y muy pocas sufren un accidente final, la cuestión es que sólo ellas saben el por qué de su última zambullida.

¿Estarán hasta el gorro del maltrato de sus dueños?

¿Las lanzarán al profundo silencio?

O tal vez, al intentar escapar de sus secuestradores, caen sin querer (o queriendo) acabando con sus pedaleantes días.

“Dr. Domistein”, si pudieras rescatar aunque sea a una del infierno chatarrero!

A esa la podríamos llamar Alfonsina, sí como la poetisa argentina que se internó en el mar hasta apagarse. Dice la canción: “Te vas Alfonsina con tu soledad,”

delirios de Micky Cabot

Foto: domibrez / Música: Ane Brun – Alfonsina y el Mar

04

03 2012

La floración de las mariposas

Vuelan y vuelan y vuelven a volar. Mariposas y más mariposas se acercan y llenan el espacio de silencios. Cada día hay más mariposas en tu calle, en la mía y en la de otros. Son noctámbulas y fijas (fixies); son diurnas y simples (singles) o son laborables y marchosas (pues eso). Todas se alteran cuando un coche pasa y levantan con miedo el vuelo para posarse unos metros más allá.

Cuando las hojas caídas de los caducos árboles son barridas por el viento de la calle y dan paso a los nuevos brotes pre primaverales, las mariposas salen de sus capullos de seda para alegrar el triste invierno.

Este año hay nuevos peligros y nuevos predadores al acecho. Los alérgicos a estos lepidópteros han creado insecticidas muy peligrosos que se utilizan ante su presencia no deseada. Es difícil cuantificar cuantas caen, pero lo que si es cierto, es que cada día surgen más y puedo asegurar que no es una plaga. Las mariposas son importantes insectos polinizadores, prestando un servicio crucial a las plantas en muchos ecosistemas. Podemos aprender un poco más acerca de cómo utilizan su capacidad de orientación para sobrevivir en entornos cada vez más fragmentados por áreas urbanas.

Hay otro estudio que dice que el batir de alas de una mariposa puede crear un huracán en el otro lado del mundo… (pues eso).

Foto:  domibrez Música:  Stevie Wonder – The First Garden

25

01 2012

Una caña en los cimientos del cielo

A veces cierro mis ojos y veo figuras con colores radiantes y luminosos. Es raro ya que los tengo cerrados y debería ver sólo negro o colores oscuros. Entre esas luces, distingo sombras amorfas bailando lentamente. Todo está tan desenfocado y confuso. Me gusta tener mis ojos cerrados mientras escucho música, siento como tratan de seguir a todas esas luces y sombras. y no, no estoy “endrogao” ni nada parecido, en tal caso esto atontado por el lugar y la belleza del sonido.

Después de recorrer un buen tramo con indignadas compañías por las calles de Palma nos fuimos a escuchar el sentimiento de Zenet, vendedor de enciclopedias y cantante de bar. Escuchar a Zenet es sentirte en el salón de tu casa, fregando en la cocina, trasteando en el taller y pensar en que tu también puedes ser eso…

La guitarra de José Taboada y Zenet con su sombrero, su vacile al público y su extraña voz volvieron a hacer que cerrara los ojos y viera luces y sombras bailando cerca de mí.

Hoy escribo desde un rincón extraño. Un lugar escondido al que accedes con la bici y puedes aparcarla apoyándola en los cimientos de una catedral… y tomarte una caña.

Foto: domibrez / Música: Quatuor Ébène – Unrequited

17

10 2011