Entrada etiquetada ‘bike’

La bici impaciente. Otros pensamientos.

12

12 2016

132087_4823993406652_1284589498_o

Hace un tiempo reformé la bici del abuelo de Margarita. Una exquisitez de máquina que había caído en una dejadez extrema.

Margarita recupero su bici y recuperó sus pensamientos impacientes, y hoy os pongo uno de ellos.

“El escritorio impaciente” de Margarita Oliver

http://elescritorioimpaciente.blogspot.com.es/

Totalmente cretinos.

¿En qué momento empezamos a ser tan cretinos? ¿Cuándo fue que nos hicimos tanto daño como para no volver a arriesgarnos más?

Hace tiempo que observo cómo son las relaciones personales. Las de mis allegados y las propias.

En general se suceden una serie de pautas que pueden variar en su orden pero no en su resultado. Las relaciones virtuales se han convertido en esenciales. Las reales han devenido en potencialmente peligrosas, ergo susceptibles de ser evitadas.

Todos los días tenemos montones de whatsapps, me gustan, etiquetas y mil motivos más para conectarnos a la red. (Qué nombre tan bien elegido: red. Tanto la primera como la quinta acepción de la RAE me parecen muy acertadas para el tipo de “aparejo” al que me refiero).

E indefectiblemente todos los días nos sentimos unidos, ligados a cientos de personas a través de esta maraña (combinación de la quinta y sexta acepción de la RAE). Y sin embargo… Estamos solos. No dejamos de ansiar ese ser humano que comparta con nosotros vivencias, gestos simples, cómplices. Cosas tan sencillas como compartir una tarde ociosa de domingo en un viejo sofá, o como contarle a alguien nuestros miedos, nuestras dudas, … En definitiva, mostrarnos tal y como somos, es decir, vulnerables.

El problema está en que no podemos mostrarnos así. ¿Por qué? Porque en el momento en que nos mostráramos así, los demás sabrían que estamos desprotegidos y podrían aprovechar para hacernos daño. Y hemos desarrollado verdadero pánico al dolor. Nadie quiere sentirlo. Hemos inventado mil trucos para olvidar que existe, para no verlo, para que no nos hiera su acerada garra imprevisible. Y nos sentimos a salvo de él manteniendo a la gente en la distancia de la red.

Pero olvidamos algo. Persistiendo en esa distancia de seguridad no alcanzamos a mirarnos a los ojos. Y perdemos nuestra humanidad. Perdemos la capacidad de abandonarnos a la confianza que otros ojos nos muestran.

¿Cuánto tiempo hace que no miras profundamente a alguien a los ojos? ¿Cuánto tiempo hace que alguien no te permite que le mires muy adentro de la pupila, más allá del iris?

Demasiado, sin duda. Porque ese gesto implica confianza. Y eso, en un mundo de redes donde todos estamos atrapados, no se da.

Etiquetas: , , , ,

San Crispino y la arenga de Shakespeare

26

10 2016

Ayer celebramos la 15ª Ruta de la Chicken Cycling Company que coincidía con el día de San Crispino. Nuestro insigne sabelotodo, especializado en literatura inglesa y en ingeniería de barras, me ha mandado esta arenga que escribió William Shakespeare al rey Enrique V.

La víspera de la batalla de Azincourt (Francia) el rey Enrique V dirigió a sus menguadas y agotadas tropas (5.000 arqueros y 1.000 peones) una arenga que el genio de Shakespeare ha hecho célebre. Los ingleses se saben perdidos ante 25.000 franceses y su rey intenta animarles con unas palabras maravillosas, apelando a la camaradería y a la pervivencia de su valor.

WESTMORELAND
¡Ójala tuviéramos aquí ahora
Aunque fuera diez mil de aquellos hombres que en Inglaterra
Están hoy ociosos!
a
REY ENRIQUE V
¿Quién pide eso?
¿Mi primo Westmoreland? No, mi buen primo:
Si hemos de morir, ya somos bastantes
Para causar una pérdida a nuestro país; y si hemos de vivir,
Cuantos menos hombres seamos, mayor será nuestra porción de honor.
¡Dios lo quiera! te lo ruego, no desees un solo hombre más.
Por Júpiter, no codicio el oro,
Ni me importa quién se alimente a mi costa;
No me angustia si los hombres visten mis ropas;
Esos asuntos externos no ocupan mis deseos:
Pero si es pecado codiciar el honor,
Soy la más pecadora de las almas vivientes.
No, creeme, primo, no desees un solo hombre de Inglaterra:
¡Paz de Dios! no perdería un honor tan grande
Como el que un solo hombre creo que me arrebataría
por lo que más deseo. ¡Oh, no pidas uno solo más!
Proclama, en cambio, Westmoreland, por mi ejército,
Que el que no tenga estómago para esta pelea,
Que parta; se redactará su pasaporte
Y se pondrán coronas para el viático en su bolsa:
No quisiéramos morir en compañía de un hombre
Que teme morir en nuestra compañía.
Este día es la fiesta de Crispiniano:
El que sobreviva a este día y vuelva sano a casa,
Se pondrá de puntillas cuando se nombre este día,
Y se enorgullecerá ante el nombre de Crispiniano.
El que sobreviva a este día, y llegue a una edad avanzada,
Agasajará a sus vecinos en la víspera de la fiesta,
Y dirá: ‘Mañana es San Crispiniano’.
Entonces se alzará la manga y mostrará sus cicatrices
Y dirá, ‘Esta heridas recibí el día de Crispín’.
Los viejos olvidan: y todo se olvidará,
Pero élrecordará con ventaja
Qué hazañas realizó en ese día: entonces recordará nuestros nombres.
Familares en sus labios como palabras cotidianas
Harry el rey, Bedford y Exeter,
Warwick y Talbot, Salisbury y Gloucester,
Se recordarán como si fuera ayer entre sus jarras llenas.
El buen hombre contará esta historia a su hijo;
Y nunca pasará Crispín Crispiniano,
Desde este día hasta el fin del mundo,
Sin que nosotros seamos recordados con él;
Nosotros pocos, nosotros felizmente pocos, nosotros, una banda de hermanos;
Porque el que hoy derrame su sangre conmigo
Será mi hermano; por vil que sea,
Este día ennoblecerá su condición:
Y los gentileshombres que están ahora en la cama en Inglaterra
Se considerarán malditos por no haber estado aquí,
Y tendrán su virilidad en poco cuando hable alguno
Que luchara con nosotros el día de San Crispín.
a
Al día siguiente, la banda de hermanos de Enrique V aplastó al ejército francés en Azincourt de una manera absoluta, gracias a sus arqueros y la mala estrategia francesa. Mediante el Tratado de Troyes de 1420, Carlos VI de Francia aceptó conceder al rey inglés la mano de su hija Catalina y, como dote, los ducados de Normandía y Anjou.

14 rutas para 13 martes

27

09 2016

Estas son historias de noches de calor, ciudad y bici. La última aconteció hace unos días. Quizás fue ese día que todos tememos, menos ese pequeño pueblo de la Galia. Fue un 13, martes y noche. Nos dirigíamos al punto de encuentro de los fabulosos Chickens cerveceros cuando los gatos negros empezaron a cruzarse y una de las bicis perdió estrepitosamente todo el aire de una de sus ruedas… Prestos, cual rally dakariano, resolvimos el percance sin ningún herido (aquí iría un monito del guasap con las manos en los ojos). En siguiendo la ruta alguien gritó –por debajo de la escalera nooo!!!– y zas, la Vero, después de la primera parada cervecera…, se montó por un bordillo parando con su vasco hombro en un áspero muro de marés. Ese alguien sacó raudo un pañuelo bajo-manga y con un salivazo le puso a la accidentada una cataplasma curativa aliviando sus leves dolores (¿ya dije que era vasca?). Para comentar la jugada, hicimos una parada en “Can Rigo” de Sant Feliu, un lugar que nos ponen la buena cara y mejores cañas y eso que les forramos la entrada de bicis.

Si pensabais que todo había acabado ahí, pues sí, acabó ahí. No todo van a ser desgracias un día como ese, bueno, a Txema se le salió la cadena subiendo para la catedral, Viçens se empeño en hacer ruta Alpina ese día.

La Chickens acabo, como casi siempre, en “Se te va la Tapa” de la plaza Llorenc Bisbal Batle. Alitas con pimienta y limón exprimido, una delicia de simpleza y sabor, unas cosas raras así como empanadillas japonesas que nos hizo probar el tabernero (la verdad es que estaban cojonudas y repetimos) y por supuesto unas cuantas cañas que degustamos hasta que nos echaron por descanso vecinal.

En fin, un martes trece más que sobrevivimos para contarlo.

CCC-cartel-14

La suma de todos los colores es el blanco

28

10 2014

Érase una vez que comí perdices

16

10 2014

Sa Boira

20

04 2014

IMG_8205

 

Nacida de la luz y de la bruma,

encontrada un día lluvioso

y creada entre el viento de dos puertas.

Sillín de pieles pernales

y de piezas recortadas

de otras partes encontradas.

Colnago y Shimano Dura-Ace para los entendidos,

y aire y silencio para los no.

Sa boira, la bruma, la niebla.

 

IMG_8208

 

Oda a la pescadera

08

04 2014

No pesco estrellas,

ni caballitos de mar,

ni olas bravas,

ni tormentas.

Pesco hermosas palabras,

imágenes bellas,

sensaciones gratas,

trinos de pájaros libres,

silencios sobre ruedas en los ejes

que giran y giran y giran…

(de Mercedes MartínezPoesías aleatorias-)

1064228_544715918923736_599135418_o

“El Converso” declara…

24

02 2014

Regocijaos hermanos porque he renunciado a la combustión interna. He renunciado a vestirme de antidisturbios, renuncio a las santas paradas en la gasolinera, a los diezmos del seguro, del estado, la limosna del gorrilla y las revisiones periódicas. Ahora me siento para avanzar y me desprendo para ir más deprisa. Cada vez más solos para estar con todo, cada vez más simple, cada vez más fácil.
Viva la ley de la palanca, loada sea la llave del Diez.
Salud y suerte.

(Mail del Converso en respuesta a la anterior entrada del Blog).

el converso

Feligreses de la Santa Cleta

17

02 2014

Era un día de sol, de febrero mismamente, algunos pajarillos cansados del húmedo invierno cantaban en un valle no muy lejano. No tengo pájaros en jaula  y no sé donde cantan. Como decía, me lío con los pájaros, hoy no he ido a misa. Me cambié de iglesia hace mucho tiempo, ahora mi parroquia está en la calle. Soy predicador.

El sol inundaba la calle con sus largos rayos invernales, entrando en el taller por la ventana de oriente. En el taller-capilla ultimaba la bici para un converso que vio la luz del túnel. Un hombre pegado a un e-book, un hombre que necesita cientos para enojarse, un hombre tranquilo al que le habían puesto un bypass. Este personaje ficticio pero real era un hereje adorador de máquinas ruidosas y mal olientes que había desnaturalizado su existencia. Pero hoy era ese día, el día del bautismo que borraría su pecado original y renacería a la vida divina. Hoy el infiel ingresaría en la iglesia de la Santa Cleta, jurando sobre la inmaculada Llave del Diez su fidelidad a uno de los más sagrados sacramentos de la Ley de la Bicicleta Urbana:

Iré a trabajar en la bici.

Pepe Cañavate

Foto: Pepe Cañabate (TITAN2_2014).

 

Doña Ana y Buenos Aires

15

10 2013

Ana

“Hola Domi, te envío una foto de una bici con una amistad de algunos años”

Os voy a transcribir el whatsapp de mi amigo Miki Cabot, un argentino que llevaba muchos años en Mallorca y ahora ha tenido que emigrar a su propio país para poder trabajar.

“Cuando Ana (mi madre) tenía diez años le regalaron esta bici, ya llevan juntas 73, y siguen compartiendo caminos!. Tiene 83 y sigue pedaleando… está orgullosa de su bici. La cuida como un tesoro.

Imagínate, tantos años juntos!. Se la regalaron sus padres y ha sido su primera y única bici.”

La foto está sacada en la costa norte de la ciudad de Buenos Aires, al fondo el Río de la Plata.

 

Un besoabrazo Miki, y vuelve pronto!