Archivos en ‘domibrez.com’.

Fuera como fuese, quizás tal vez.

21

11 2010

Quizás nunca hubiera escrito esto, quizás aquí pudiera acabar lo que escribo, pero estoy seguro que quizás tenga que hacerlo.

Hoy me he mojado con la lluvia y me he secado con el sol. El viento me ha empujado y me ha frenado. He sentido la necesidad de salir con mi bici por el mar y regresar a la tierra. Aunque tuviera la forma de convertirme en agua y luego volver a convertirme en su continente, solo lograría mantener la forma unos instantes, los necesarios para esquivar el viento de cara y el agua que me pinza la cara.

Tal vez llegue a sentir el cansancio en mis piernas. Luchar contracorriente de siempre ha sido duro, pero estas se resisten a dejar de pedalear y sentir el comienzo de la pendiente. Todo lo que sube baja y retornamos al principio, al momento que dejamos de ser, para no ser. Tal vez tenga que empezar a pensar…

Foto: domibrez / Música: Deep Purple – Smoke On The Water (1971 Recording)

La indecisa

09

11 2010

Érase una vez un bicicleta abandonada en un cuarto muy oscuro, tan oscuro que solo podía entrar allí el «hombre negro». Fue una mañana, de mañana, cuando paseando con mi bici cerca de la casa del cuarto oscuro, aquel «hombre negro» sacó a la luz aquella bicicleta en estado deplorable de suciedad y podredumbre. Me acerqué a él y pregunté lo que iba a hacer con ella, sin más miramientos y en frío, me sugirió un precio y después de un pequeño regateo de tuya/mía y no me creo nada, me hice con aquella desventurada.

Me pasé horas mirándola, no había por donde meterla mano. Me arrepentí varias veces de haberla comprado, pero tenía algo que me llamaba la atención. En origen era de color dorado y alguien la puso boca arriba y la pinto de rojo con sus brochazos y chorretones. Decidí entonces borrarle toda huella de sus antiguos amos y la desnudé completamente hasta llegar al puro hierro. Fue entonces cuando… seguía sin saber que hacer con ella.

Pasó el tiempo y recibí una llamada de Andrés, un músico que llevaba tiempo pensando en que le hiciera una bici, pero no sabía aún como la quería. Andrés me enseñó fotos y más fotos de lo que no tenía claro hacer, dudaba entre el verde o el dorado, entre el marrón o el rojo. Tampoco tenía clara la mecánica de la bici, con frenos o  con freno contrapedal y un solo freno delantero, o no. El sillín podía ser de cuero marrón o tono miel hecho a mano o sin mano…

Estaba claro que aquella bici, «La Indecisa», había encontrado a su verdadero dueño. La compenetración fue instantánea, se miraron y se amaron… o no.

Fotos: Andrés Ballinas / Música: R.I.O – Shine on(Radio Mix)

Un poco de imagen

27

10 2010

Esta es la entrevista que me hizo Virginia Quetglas para Televisión de Baleares TVB.

Porfa… hacer clic en la imagen.

Prêt-à-porter en tu bicicleta

24

09 2010

…Y llegaron los primeros brotes verdes primaverales y con ellos el cambio del Prêt-à-porter de vestimenta y montura.

Para empezar, propongo para esta primavera la reinvención de los aires retro de los 70 y el vintage de los 60 ibicencos. La pasarela se pinta de azules con tonos cuerda, grises, blancos, talcos y ecru, que en la colección de cóctel se combinan con el blanco como base.

Los guardabarros, manillares y bielas continúan con una estética natural, tallados con cortes diagonales, espaldas desnudas y huecos trabajados. Las líneas A y X con curva marcada y siluetas trapecio ofrecen un look con toques masculinos. Para cóctel, los sillines se vuelven rígidos, rústicos y artesanos; y los puños se ablandan, matizan e incluso se mezclan con cuero.

La colección presentada por la despampanante marca domibrez bikes es un claro homenaje a  la “Ibiza” de los años 60, una isla hippy llena de libertad. Los diseños dan vida a un vintage sobre los tonos naturales de las cubiertas y las transparencias de sus radios.

En cuanto al colorido, impera el blanco y el negro y de ellos la mezcla y la textura del sol y la luna, la sal y la pimienta que sirvió en este mestizaje para servir la línea de esta colección de Primavera 2013.

Ahí es nada!, antes que el Corte Inglés…

Foto: simebuscasmeencuentras / Música: Dean Martin – Brahms Lullaby / Modelo: Anastasia Brezmes / Estilismo: Pasatiempos y -la familia bien gracias-.

Domingos de estreno

20

09 2010

De pequeño estaba esperando que llegara el domingo para poder estrenar aquellos super zapatos que mi madre me había comprado en «Calzados Àngel», el sumum de la modernidad de la época en León. Tenía unos zapatos para ir al cole que eran muy cañeros, cómodos y duros, muy duros (Gorila). Con ellos repasaba todos los charcos, escalaba las tapias y corrían más que ninguno. Pero llegaba el domingo y entonces sacaba a relucir aquella virgería de mocasines con una borlita cursi sobre su lengüeta, eran unos castellanos de color granate con un brillo que deslumbraba a todas… (?).

Hoy he conseguido hacer algo parecido que con mis infantiles zapatos, hoy salgo con mi reluciente bicicleta de «los domingos». Cada vez que compongo una nueva bici la estreno el domingo, es como ese  rito que te queda y conservas de la infancia. De lunes a viernes uso mi fiel KTM con sus ruedas lisas de Specialized, pedales ámbar de Carhartt, frenos Shimano Deore, sillín antiprostático y el pedazo pitón de 1,30 centímetros que llevo enroscado debajo de la barra de la bici para que los cacos lo tengan un poco más difícil. Es una bici práctica, moderna y muy urbana con una estética deportiva.

Pero llega el domingo y es cuando disfruto de bajar hasta Blanquerna a comprar el Ultima Hora, el dBalears y el País, tomar un café con leche en una de las terrazas que en esta calle van asomando y después bajar por la Rambla hasta el centro. Es una gozada y la verdad… un pecado de vanidad ver como la gente te mira con ojillos al pasar con la máquina que ese domingo estreno. Cuando paramos a tomar una cañita en el Bosch, en ese momento, mi ya dilatado ego se dispara hasta límites insospechados… Es lo que tiene estrenar los domingos.

Foto: domibrez / Música: Zenet – Dientes De Rata

La arboleda

19

04 2010

Alguna vez, cuando acabo una bici, no sé con que nombre bautizarla. Este es el caso de mi nueva creación, he tardado en darla forma y componerla unos seis meses.

A partir de un cuadro de aluminio, bastante maltratado, he buscado piezas nuevas y usadas que le dan un aire extraño. Poco a poco, fui amasándola con un aspecto callejero, gastado y oxidado. Muchos amigos… bueno algunos, me preguntan de donde saco estas piezas, y no puedo contestarles de una vez. Mis piezas salen de varios lugares, salen de pasar muchas tardes recorriendo comercios y tiendas de ciclismo, de estar alguna que otra hora en Internet, de los foros de intercambio, de el antiguo y eficiente boca a boca, de el rastro, de la gente que me regala viejas bicis y porqué no… de la basura.

Es un canto a las cosas que despreciamos y nos deshacemos sin ningún pudor cuando pensamos que ya no sirve ni para hacer una valla. Por eso con esta bici pretendo dar un homenaje a toda esa morralla que pasa desapercibida en la calle, en los sótanos, en los balcones, en los garajes…, bautizando a esta recién nacida con un nombre muy urbano y natural, inducido por la necesidad de reconvertir un desecho en algo bello, algo parecido al verdor de un parque cualquiera con sus troncos tatuados por el tiempo… La arboleda

Fotos: domibrez. Música: Underground (Tom Waits)




El lunes al sol

05

04 2010

Mañana soleada que aproveché para probar la nueva bicicleta urbana de domibrez bikes. Hoy la ruta estaba clara, junto al mar. El día era luminoso, la brisa fresca y el camino despejado, a la vera del mar. Como decía, era un buen día para probar mi última máquina, y su estreno tenía que ser por una zona llana y limpia. Por ello, Merche y yo, nos dirigimos al carril bici que circula desde la Seu hasta Can Pastilla. La primera parte es la más delicada, es un carril muy estrecho y el tráfico es enorme en un día de fiesta y soleado en el que la gente aprovecha para dar un paseo con las bicis. Cuando llegas a los molinos, el carril se vuelve si cabe aún peor, vas rodeado de hormigón viejo y de una valla del lado de la arena donde un enganche con el manillar puede ser tremendo (los de Costas, me imagino, que no circulan mucho por él).

Pasas el Portitxol, Ciudad Jardín, Cala Gamba, Es Carnatge y Can Pastilla. La vuelta se hace más amena con una paradita en la preciosa terraza del hotel Azul de Ciudad Jardín, y hace que el lunes se convierta, por una vez, en el mejor día de la semana.

Por cierto, la gente ha flipado con la bici. La he manchado toda todita de baba…