Archivo de Febrero, 2014

“El Converso” declara…

Regocijaos hermanos porque he renunciado a la combustión interna. He renunciado a vestirme de antidisturbios, renuncio a las santas paradas en la gasolinera, a los diezmos del seguro, del estado, la limosna del gorrilla y las revisiones periódicas. Ahora me siento para avanzar y me desprendo para ir más deprisa. Cada vez más solos para estar con todo, cada vez más simple, cada vez más fácil.
Viva la ley de la palanca, loada sea la llave del Diez.
Salud y suerte.

(Mail del Converso en respuesta a la anterior entrada del Blog).

el converso

24

02 2014

Feligreses de la Santa Cleta

Era un día de sol, de febrero mismamente, algunos pajarillos cansados del húmedo invierno cantaban en un valle no muy lejano. No tengo pájaros en jaula  y no sé donde cantan. Como decía, me lío con los pájaros, hoy no he ido a misa. Me cambié de iglesia hace mucho tiempo, ahora mi parroquia está en la calle. Soy predicador.

El sol inundaba la calle con sus largos rayos invernales, entrando en el taller por la ventana de oriente. En el taller-capilla ultimaba la bici para un converso que vio la luz del túnel. Un hombre pegado a un e-book, un hombre que necesita cientos para enojarse, un hombre tranquilo al que le habían puesto un bypass. Este personaje ficticio pero real era un hereje adorador de máquinas ruidosas y mal olientes que había desnaturalizado su existencia. Pero hoy era ese día, el día del bautismo que borraría su pecado original y renacería a la vida divina. Hoy el infiel ingresaría en la iglesia de la Santa Cleta, jurando sobre la inmaculada Llave del Diez su fidelidad a uno de los más sagrados sacramentos de la Ley de la Bicicleta Urbana:

Iré a trabajar en la bici.

Pepe Cañavate

Foto: Pepe Cañabate (TITAN2_2014).

 

17

02 2014