Máquinas imperfectas

13

05 2010

Hoy me voy a olvidar por completo de las materias primas que necesito para mis bicis. Hoy me centro en la materia en sí mismo, ésta que ha generado la vida y la muerte, y que poco o nada valoramos cuando la máquina, que nuestro cerebro controla, funciona. El problema surge cuando un accidente, enfermedad o vete a saber qué, nos deja sin movilidad.

Acciones que normalmente tenemos reteque asumidas, las perdemos en un instante y pasamos a depender de otra persona (cuando la hay) o de entidades dedicadas al cuidado de las mismas. Un simple miembro de nuestro cuerpo hace que se modifique nuestro punto de gravedad y toda nuestra rutina se vaya al carajo.

Me gustaría conocer mejor mi cuerpo, ya que llevo con él toda mi vida, para prevenir esas viejas lesiones de excesos mundanos e inconscientes. Estaría bien que tanto en casa como en el cole nos hubieran enseñado a abrir el paraguas antes de que la lluvia arreciase y no después de estar completamente empapados.

Foto: domibrez / Música: Amancio Prada – Negra sombra

Acerca del autor

Domiciano Brezmes de León

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://www.domibrez.com

La publicación de comentarios está cerrada.