El burro, el padre y el hijo

10

05 2010

Se dice que hace muchos años, un padre y su hijo se disponían a recorrer con su burro varios pueblos para vender sus productos. El padre iba montado a lomos del burro mientras su hijo andaba a su vera con las riendas en la mano. Mientras avanzaban por el camino se cruzaron con unos campesinos y al pasar, les oyeron murmurar entre sí:

– Desde luego… este hombre es un explotador y no tiene ninguna consideración por el niño. Él va tan a gusto encima del animal mientras su pobre hijo debe andar kilómetro tras kilómetro.

El padre, al escuchar el comentario le dijo a su hijo que se montara en el burro. Al poco de caminar, se cruzaron con otros campesinos, los cuales al verles pasar dijeron:

– Que falta de respeto… Mira el niño, tan joven y deja que su anciano padre vaya a pie en lugar de cederle el sitio para que descanse.

El padre oyó lo que comentaban de manera que le dijo a su hijo que se montaran los dos en el burro, convencido de que así se acabarían las maledicencias. Pero a los pocos kilómetros se cruzaron con un grupo de mujeres, las cuales les dedicaron una reprobadora mirada y las oyeron susurrar:

– Pobre animal… tiene que cargar con esos dos pesados fardos cuando uno de ellos podría ir a pie sin problemas.

El padre, al escuchar el comentario decidió que tanto él como su hijo se bajaran del animal. Al llegar al pueblo al que se dirigían, algunos habitantes les miraban con una sonrisa. A su paso les oían reir entre dientes mientras se decían:

– ¡Que tontos! Tienen un fuerte animal que les podría llevar fácilmente y en cambio caminan a su lado malgastando sus energías.

Foto: domibrez / Música: Paco Ibañez – La Mala Reputacion – Olympia 1969 (George Brassens)

Acerca del autor

Domiciano Brezmes de León

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://www.domibrez.com

4 Agregá los tuyos ↓

El comentario superior es el más reciente

  1. Tomeu #
    1

    Palo si remo, palo si no remo.
    Extrapolado al tema de la bici … si vas por el carril bici atropellas a los pobres peatones. Si vas por la carretera, entorpeces la circulación de los pobres conductores. Si vas empujando la bici a tu lado, eres un tonto.

  2. Javeusk #
    2

    Moraleja: sólo haciendo lo correcto, se ganará el cielo. Y el beneplácito.

  3. Tomeu #
    3

    @Javeusk … no se si se puede sacar esa moraleja. Más bien lo contrario.
    El beneplácito no lo consiguen independientemente de lo que hagan padre, hijo y burro. Además este cuento creo que retrata perfectamente a los mallorquines. Siempre criticamos a los nuestros y con especial “sadismo” a los que mas destacan.

  4. DCG #
    4

    En fin nunca llueve a gusto de todos, pero tenemos que actuar con conciencia y no dejarnos guiar por el que diran o lo que es o no politicamente correcto, en fin siempre buscaran algun motivo para que volvamos a la casilla de salida, pero estos bichos que montan a cuatro ruedas y echan humos por el trasero tienen los dias contados, por mucho que les pese. Siempre habra algun personaje haciendo el salvaje ya que el habito no hace al monje pero desde luego es menos peligroso que te atropelle una bici que un trasto de mil y pico kilos a 40 o 50 km por hora.